Bioindicadores de salud ambiental de humedales en Avellaneda: las libélulas como herramientas de monitoreo ambiental y su difusión en la comunidad educativa.
Ganador del Concurso Anual de Proyectos Sociales 2017 del Programa Creando Vínculos de Shell

Resumen: los humedales constituyen ecosistemas de enorme valor ambiental que proporcionan recursos naturales de gran importancia. Debido a su estrecha relación con el hombre su integridad ecológica se encuentra amenazada por estar expuestos a una alta presión ambiental. Al avanzar sobre áreas naturales, el desarrollo urbano ha provocado una gran disminución de ecosistemas, muy especialmente humedales. En la actualidad, la participación ciudadana en actividades de control y monitoreo ambiental resulta clave para el desarrollo de programas orientados a su conservación y uso sustentable.  El involucramiento social en programas de conservación produce un aumento de la conciencia ambiental social difundiendo valores de respeto hacia el medio ambiente y fomentando el desarrollo personal en materia ambiental. Las libélulas o aguaciles son insectos reconocidos en el mundo como excelentes indicadores de salud ambiental. Por su buen nivel de conocimiento taxonómico, gran visibilidad, sencilla identificación específica en campo, fidelidad ambiental, gran sensibilidad a cambios ambientales y ciclo de vida acuático–terrestre son utilizados como indicadores de salud ambiental. La identificación de sus especies directamente en la naturaleza puede ser realizada con un mínimo de entrenamiento, sin necesidad de conocimientos científicos previos, Por tales razones, su uso como bioindicadores es apto para toda la ciudadanía.El objetivo principal de este proyecto es difundir y fomentar el uso de las libélulas como indicadoras de salud ambiental de humedales en la comunidad educativa de Avellaneda. A tal fin  se elaborarán materiales didácticos específicos y guías de campo para la identificación de especies que serán utilizados durante la realización de cinco Talleres teórico-prácticos destinados a alumnos de establecimientos de Educación Secundaria Básica y Superior de Avellaneda. El desarrollo de este proyecto difundirá en la sociedad no científica la importancia de la conservación y uso sustentable de los humedales urbanos como ecosistemas proveedores de servicios ecosistémicos esenciales y el valor de las libélulas como componentes clave de estos ambientes y promoverá su uso como bioindicadores. El desarrollo de este proyecto fomentará, asimismo, el uso de las libélulas en todos los niveles académicos como herramienta de evaluación rápida de la biodiversidad y monitoreo ambiental. De modo indirecto, generará información útil para diseñar, ejecutar y monitorear diversos planes de acción orientados a la protección y conservación de ecosistemas acuáticos vulnerables, su biodiversidad y los servicios ecosistémicos que ellos brindan. El logro de estos objetivos redundará en importantes beneficios para la sociedad ya que proveerá herramientas de calidad para la evaluación y monitoreo del estado de salud ambiental de los humedales a nivel local y regional (AMBA), permitirá su uso en la planificación y gestión de las áreas de conservación municipales.

Participantes: Javier Muzón, Federico Lozano, Lía Ramos, Alejandro del Palacio, Ayelén Lutz, Soledad Weigel Muñoz, Candela Magnasco y Luisa Pereyra.